Balenciaga y la pintura española